CORONAVIRUS: CIENTÍFICOS DEL CONICET DESARROLLARON EL PROTOTIPO DE UN KIT PARA DETECTARLO EN SOLO 60 MINUTOS


El proyecto Caspr Biotech está encabezado por argentinos y necesita de inversores para difundirse y hacerse masivo.  Carla Giménez, investigadora del CONICET, habló este jueves en BÚNKER 91.9 FM y dio detalles del proyecto.

Alrededor de 1.100 personas murieron a causa del brote epidémico de coronavirus que se originó en la ciudad de Wuhan (China) y más de 44.600 están contaminadas y a la espera de una cura. La Organización Mundial de la Salud (OMS) inició una reunión excepcional en Ginebra, Suiza, con más de 400 académicos de diferentes países para discutir acerca de este virus mortal.

En varios laboratorios de todo el mundo trabajan apurados y contra reloj, tratando de encontrar mecanismos que den precisamente con el brote infeccioso. Actualmente, la enfermedad puede evidenciarse por medio de un termómetro de tecnología avanzada. Tarda pocos segundos en leer la temperatura de la persona y los especialistas se basan en él y en la detección de este o más síntomas afines al virus. Que una muestra de positiva demora días, además de los elevados costos que conlleva. Y, en ese lapso, pudieron haberse contagiado más individuos. Debido a la magnitud de esta epidemia, tampoco hay suficientes kits de prueba disponible ni personal de laboratorio capacitado para aplicarlo.

Asimismo y mediante tecnología de diagnóstico molecular, científicos argentinos están trabajando en un plan para diagnosticar el virus de una forma rápida y precisa. Se trata de un kit portátil que puede detectar la enfermedad en solo 60 minutos.

El proyecto Caspr Biotech está integrado por Lucía Ana Curti, Carla Giménez, Federico Pereyra Bonnet, Franco Goytía y Guillermo Repizo. Recientemente lo probaron en la detección de coronavirus y las muestras arrojaron resultados esperanzadores en relación con su sensibilidad y costo. Para validar al prototipo y hacerlo masivo, necesitan de inversores que estén dispuestos a apoyarlos económicamente.

El artefacto funcionó muy bien en pruebas para dengue, zika y hantavirus

Sobre el kit

Por medio de una tirita reactiva de papel, el resultado podrá leerse con claridad y es similar al de las pruebas de embarazo que se consiguen en farmacias. El prototipo puede configurarse para detectar diversas enfermedades infecciosas o de mutación genética y, en este caso, se programa en la secuencia de coronavirus. Si en la tirita se marca una raya negra significa que la muestra dio positivo, y negativo en caso de que no indique nada. Estiman que su costo será de menos de dos dólares (el equivalente a 122 pesos argentinos) por reacción.

Fuente: https://tn.com.ar/

Anterior EL CARNAVAL DE LA MEGAFAUNA LLEGA CAMET NORTE
Siguiente SE RENOVÓ EL ALERTA METEOROLÓGICO POR FUERTES TORMENTAS PARA LA COSTA DE MAR CHIQUITA