UN SURFISTA VIOLO DOS VECES LA CUARENTENA


En estos días de preocupación e incertidumbre, en los que desde todos los sectores se pide casi en forma de súplica que se respete la cuarentena, existen ejemplos de todo lo que no hay que hacer. Personalidades, ricos, pobres, viejos y jóvenes presentan ridículas excusas al personal policial al ser detenidos; en otros casos, tal vez la fama, dota de impunidad a aquellos que han dejado la solidaridad en segundo plano. El caso más llamativo fue el Marcelo Tinelli, flamante director de la Superliga, quién horas antes del inicio de la cuarentena decidió irse con su familia a la localidad de Esquél. Su argumento apuntó a que tenía domicilio allí hace más de 20 años; poco convincente resultó debido a que prácticamente toda la Argentina sabe que el famoso conductor no reside allí.

Otro mal ejemplo se dio a conocer cuando aquél preparador físico, vecino de zona norte, golpeó con rudeza al personal de seguridad luego de que hiciera la denuncia que lo ponía en evidencia por romper la cuarentena. El propio Alberto Fernandez, en aquella oportunidad dijo que: “Ese señor va a pagar las consecuencias de lo que ha hecho. Más allá de las lesiones, ese señor es un verdadero irresponsable”.

Con diferencias pero también con similitudes, el hecho se ha vuelto a repetir: un joven surfista proveniente de Brasil violó en dos oportunidades la cuarentena obligatoria dispuesta por el gobierno. Federico Lamas, de 27 años, fue escoltado ayer por autoridades policiales a su domicilio situado en el barrio de flores luego de haber sido detenido en un operativo llevado a cabo en la autopista “Panamericana”. El juez federal Lino Mirabelli, al tomar conocimiento de los hechos, dictaminó un arresto domiciliario que fue nuevamente violado debido a que el joven, a pocos minutos de arribar a su hogar en el barrio de Flores, condujo hacia la localidad balnearia de Ostende. Este accionar no solamente violó la orden del magistrado sino que también irrumpió nuevamente contra la medida de aislamiento determinada por el gobierno nacional. En este sentido, el presidente volvió a expresarse y afirmó que: “vemos a un idiota que se escapó de su casa y apareció en Ostende. Esas personas van a tener que explicar mucho”.

En este contexto, donde de forma constante se le solicita a la población que se quede en sus casas, todavía tenemos sujetos faltos de conciencia social que ponen en peligro a la comunidad entera. Tal vez, en este punto, no llegan a comprender el potencial daño que pueden llegar a causar; pierden de vista, o eligen hacerlo de forma voluntaria, que las consecuencias no las pagarán solo ellos sino toda la Argentina.

Anterior EXTENDERÍAN LA CUARENTENA HASTA DESPUÉS DE SEMANA SANTA
Siguiente ESPAÑA CONFIRMÓ 655 MUERTOS Y SUMAN 4000 LOS FALLECIDOS