Carta abierta de un Guardavidas al ejecutivo municipal.

Los trabajadores difundieron su mensaje. Compartir en:

A un poco más de tres años de la asunción de un nuevo gobierno municipal (viejos conocidos en la memoria intacta de un cuerpo de guardavidas ultrajado), la nueva esperanza marchiquitense ha restaurado la precarización más brutal vista desde el año 2004. El derecho a organización ha sido relegado por el derecho a «guardar silencio». La llama de los valientes ha sido disminuida y, en el peor de los casos, extinta. Hoy, en nuestro trabajo, la incertidumbre es una moneda corriente que se tapa cada inicio de temporada con un poco de pintura azul.

En el año 2015 se aprobó, en la cámara de diputados provincial, un proyecto de ley que demostraba una gran conciencia de los parámetros mínimos de seguridad que necesitaba el litoral bonaerense. En Mar Chiquita, parte de esa ley se cumplió durante años. Desde el comienzo de su gestión los derechos de los trabajadores y los marchiquitenses han sido disminuidos año tras año. Apelando a que el recorrido de desabastecimiento del servicio es ampliamente conocido, abordo directamente las condiciones actuales y no los procesos que derivaron en ella. En los dos últimos años, más de un tercio de la planta permanente, y altamente calificada, renunció a su puesto de trabajo por condiciones laborales. En paralelo, los profesionales que deciden venir a trabajar a Mar Chiquita son cada vez menos. Como testimonio de esto, podemos observar cómo se pasó de concursos públicos de 150 inscriptos, a concursos de 40 inscriptos. Esto produce que los guardavidas disponibles no alcancen a cubrir todo el operativo. Puestos con suma importancia se encuentran cubiertos por guardavidas sin experiencia y sin compañero. Más globalmente, cuando un guardavidas se toma franco, su compañero queda solo para cubrir amplias extensiones de playa. En cuestiones sanitarias, los trabajadores no poseemos baños, ni agua potable. Y en lo que respecta a los bañistas, nos encontramos con botiquines poco profesionales (cajas de herramientas) abastecidos por una escueta cantidad de insumos. No poseemos AMBU, oxímetro, férulas, ni collarines. Tan solo un poco de alcohol, agua oxigenada y guantes, completan nuestro «botiquín». En cuestiones salariales, un guardavidas, con 10 años de antigüedad, cobra alrededor de $115.000 netos. Mientras tanto, los franqueros/suplentes, alrededor de $72.000 (monto que sufrió un cambio debido a la amenaza inminente de deserción. Ahora, cobrarían alrededor de $110.000). Carentes de embarcación de rescate, elementos de seguridad y comunicación, el plantel posee tan solo tres DEA (desfibrilador externo automático) en todo Mar Chiquita, los cuales poseen un pobre protocolo de utilización.

Por último, nuestra seguridad laboral establecida en la ley 14.798, fue vulnerada violentamente al recibir una contratación de apenas 1 mes.

No es extraño que en cada casilla de guardavidas se perciba la estática de una tormenta que está por llegar. El dolor, la impotencia y la resignación; hoy se combina con el hambre. Es difícil trabajar y ser pobre. Pero más difícil, es poner en riesgo tu vida y que no te alcance para comer.

Estos son algunos de los puntos que justifican el símbolo de protesta de los guardavidas (las cuatro banderas). Sin la esperanza de ser escuchado, pero con la certeza de que es necesario (por ahora) mantener el anonimato, soy fiel a la idea de que es más importante la comunidad que el individuo. Y con el atrevimiento de representar los pensamientos de todos mis compañeros, me fundo con ellos, firmando simplemente:

Guardavidas de Mar Chiquita.



ÚLTIMAS OPINIONES

ÚLTIMAS NOTICIAS RECOMENDADAS...

Al momento no se informó de incrementos en el trayecto Mar Chiquita - Mar del Plata.

Además, se realizaron controles.

En una entrevista en Radio Búnker.

De Coronel Vidal a Santa Clara.

Fiscalía de Delitos en Flagrancia del Departamento Judicial de MdP Dr. De La Canale.




el nene
Agrimensura
Arbolito
descubre marchi
picolos
Atlantida
La Marca Carniceria
emca
HEIDI
Sindicato Municipales
textil
Gesell
Federico Zazza
Ale Rube
EDEA

Staff Multimedio El Ciudadano

×

Director General: Adrián Prestipino

Director Artístico: Emiliano Gagliano

Director Ejecutivo: Pablo Hunger

Redacción: Sebastián Jiménez | Pablo Hunger | María Elisa López | Emiliano Gagliano

WebMaster: Emilio Luppi