Opinion por: Conrado Dávila

22 de enero de 2024

Hasta dónde

La libertad. ¿De pasar hambre? ¿Y del otro lado? Compartir en:

El otro día un alumno de tenis me hablaba sobre su suegra y de cómo ella era incapaz de hacerle mal a alguien. Y la definía como buena. ¿Quién es bueno? ¿Ser bueno es no ser malo?

Hay poca gente “mala” creo, gente que intencionalmente daña a otros… Con lo cual seríamos todos buenos. ¿Si es así porque existen tantos “males”? Creo que porque no se trata de no ser malo, se trata de reconocer y oponerse a lo que lastima a las personas. Se trata de ayudar activamente, en alguna medida. Empezando por uno mismo, pero posicionándose en la mirada puesta en el otro.

La libertad. ¿De pasar hambre? ¿Y del otro lado?

Me aparecen las preguntas del existencialismo sobre el libre albedrío y la responsabilidad sobre mis actos y mi vida. Pero al final, más allá de cualquier filosofía política y sobre cualquier posicionamiento ideológico y filosófico, tiene que ver con lo que quiero. Tiene que ver con los valores, no en el sentido ético, sino simplemente en el sentido de lo que me conmueve.

Yo quisiera que no haya gente viviendo en la calle. Pero la hay. Acá, cerca. Son mis prójimos, mis próximos. El concepto de prójimo es relativo, porque puedo sentir más como prójimo al tipo que vi ayer en la calle en Mar del Plata que a mi vecino.

Y anoche vi un tipo en la calle, viviendo en la calle. Me acerqué le di la mano y me dijo: “Te conozco”, entre pregunta y afirmación. No lo conocía, al menos en esta vida, dimensión, o cualquier verdura que uno se pueda imaginar. Sólo lo había visto desde nuestro auto estacionado sobre Av. Constitución, sentado en el frente de un negocio cerrado y le dije a Sole, “ése vive en la calle”.

Mi intención era ayudarlo. ¿Pero cómo? Cuando me acerqué tenía para darle una bolsita con un sándwich y una gaseosa, y esa fue toda mi ayuda. Tal vez no era lo que él necesitaba, tal vez necesitaba encontrarse con alguien que lo conociera. Y resulta que yo sí lo conocía, o lo estaba conociendo, de alguna forma… Porque mientras circulaba en el auto buscando algo abierto para comprarle comida, pensé “Ah, pero es vegetariano”. Esos pensamientos que se te cruzan. Bueno, esto es increíble, pero cuando saqué el sándwich de jamón y queso de la bolsa para dárselo, me dijo: “Ah, pero yo soy vegetariano”. Sí lo conocía y mi ayuda se limitó al sándwich. Y hablamos de que tal vez le podía sacar el jamón…

¿Hasta dónde estoy dispuesto a ayudar, qué quiero y hasta dónde estoy dispuesto a llegar por lo que quiero?

ÚLTIMAS OPINIONES

ÚLTIMAS NOTICIAS RECOMENDADAS...




Gesell
La Marca Carniceria
Federico Zazza
Agrimensura
emca
Sindicato Municipales
el nene
Ale Rube
EDEA
textil
Atlantida
picolos
Arbolito
descubre marchi

Staff Multimedio El Ciudadano

×

Director General: Adrián Prestipino

Director Artístico: Emiliano Gagliano

Director Ejecutivo: Pablo Hunger

Redacción: Sebastián Jiménez | Pablo Hunger | María Elisa López | Emiliano Gagliano

WebMaster: Emilio Luppi