Remediación y Remedación de Ecosistemas

Cómo revertir los impactos ambientales provocados por la actividad humana. Compartir en:

El hombre sin pretenderlo castiga al medio ambiente y su propia salud con las diversas actividades productivas. En lo que respecta a lo medioambiental tenemos al cambio climático, el agujero en la capa de ozono, impactos al paisaje y la lista sigue. Como amantes de la naturaleza, en este artículo apuntaremos a los impactos producidos a los ambientes de Mar Chiquita con foco en su flora, ya que la fauna es un tema más difícil de revertir. Pero sabemos que al restaurar la flora se invita al regreso de la fauna.

Antes, es interesante definir el término Remedación, se parece a Remediación aunque también es utilizado en ecología, no significa para nada lo mismo. Remediar es curar, aplicar un remedio para sanar, sería más que nada un primer paso hacia la restauración ambiental, o sea detener el daño. Pero luego viene el segundo paso que es la regeneración del ambiente perdido. Aquí aparece el vocablo remedar, sin la “i”. Según el diccionario significa IMITAR, Viene del latín Re imitari. Es la palabra perfecta para entender cuál es el objetivo buscado a la hora de restaurar: Tratar de semejar a la Naturaleza que había antes.

En un artículo anterior hablamos sobre los incendios en nuestra Reserva. Mencionábamos que la solución no era compleja, sino más bien sencilla: impedir el ingreso de animales a la zona afectada. Luego si, en algunos caso es necesario implantar flora nativa. Esto último ya no es tan fácil, pues debemos tener conocimiento de cuál es la flora nativa de la zona, luego tener las plantas y por último las manos solidarias. Así que primero nos toca ir a google o… tomar los libros por qué no, aquellos manuales perdidos de la escuela para saber a qué región fitogeográfica pertenece nuestra reserva. Y vemos que Mar Chiquita está ubicado dentro de la región Pampeana. En realidad sabemos que nuestro distrito no es solo una estepa de gramíneas, que es así como está definida. Si no que aquí se conjugan y entrelazan muy diferentes ambientes: la laguna, el mar, los médanos y si, la estepa pampeana también. Así que la flora que implantaremos dependerá en cuál de estos ambientes estemos ubicados.

Empecemos por la Estepa que además de los pastizales tenemos al bosque xerófilo. De este bosque hablamos también bastante en otro artículo cuando se habló del talar de Nahuel Ruca. Las especies más destacadas que encontramos aquí, además del Tala son: molles, curros, coronillos, saucos, tembetaríes, entre otros.

Moviéndonos más hacia la laguna tenemos totoras, redondita de agua, cortadera. Pero también las halófilas en la zona de marismas, pues aquí se mezclan las aguas dulces con las del mar. El vinagrillo es típico de la laguna. Se trata de una planta halófila y es suculenta, parece un espárrago, por eso le llaman espárrago de mar. Está especialmente adaptada a las oscilaciones de la concentración de sal.

Saliendo de la laguna hacia el mar aparecen las comunidades psamófilas en el sector de dunas. Aquí son reinas los espartillos, el tupe y otras. Esta vegetación es importantísima pues estabiliza las dunas. Por eso el daño causado por los vehículos de entretenimiento en esta área es doblemente grave, pues al matar la flora nativa debilita y destruye también al médano. Y sabemos que las dunas protegen las playas en las tormentas… y se podría seguir con la cadena de impactos que estos vehículos causan al pisotear unas “simples plantitas”. No debemos olvidar los casos de Mar del Tuyú donde se quitaron los médanos, causando que las casas costeras fueran barridas por las sudestadas. Así de importante es el EQUILIBRIO ECOLÓGICO.

Por supuesto que hay más especies de flora nativa en la zona, pero… si apenas podemos mencionarlas en este artículo, habría que imaginarse la magnitud de la tarea que significa la reimplantación. En nuestro vivero de la Consultora Ambiental Mar Chiquita modestamente propagamos apenas unas pocas especies, las denominadas pioneras. Son las que van generando las condiciones para la aparición de las otras especies. Por eso, cuando decíamos de Remedar o sea “Imitar” a la naturaleza, vemos que en realidad es imposible en el corto plazo. Podremos, con gran esfuerzo plantar algo de flora nativa. En la Naturaleza… ¡sólo el TIEMPO remeda!

ÚLTIMAS OPINIONES

ÚLTIMAS NOTICIAS RECOMENDADAS...




el nene
Atlantida
Gesell
Ale Rube
emca
picolos
La Marca Carniceria
EDEA
textil
Federico Zazza
Arbolito
Agrimensura
Sindicato Municipales
descubre marchi

Staff Multimedio El Ciudadano

×

Director General: Adrián Prestipino

Director Artístico: Emiliano Gagliano

Director Ejecutivo: Pablo Hunger

Redacción: Sebastián Jiménez | Pablo Hunger | María Elisa López | Emiliano Gagliano

WebMaster: Emilio Luppi